A medida que el uso de las carteras se fue haciendo diario, se incorporaron cordones y cinturones para poder atarlas a las prendas. LAs parisiennes o venecianas eran unas bolsas que regalaban los hombres a sus futuras esposas llenas de monedas de oro y plata.